El cajón

En la habitación donde estaba el ordenador en casa de mis padres tenía una mesita con un cajón. Un solo cajón, pero lleno hasta arriba de papeles y recuerdos.

El otro día, en otro de mis muchos viajes a casa de mis padres a recoger chismes y trastos, metí todo el contenido de dicho cajón en una bolsa de plástico y me lo traje a casa. Como había muchas cosas le dije a Inma que me ayudase, así que ella se puso a sacar todo y lo iba dejando en un lado de la mesa, sólo se quedaba con las nóminas para ordenarlas, el resto ya lo miraría yo y tenía que ordenarlo (casi ná). Sí, entre tantas cosas estaban todas mis nóminas de estos últimos 5 años… lo mejor es que sólo faltan un par de ellas… :D

La verdad es que no se me da muy bien ordenar, porque casi todo me parece distinto y así he creado un montón de carpetas de papeles (supuestamente de distinto tipo), además del resto de cosas que había ahí y no eran papeles como para guardar, así que los tengo encima de la mesa todavía sin saber cómo ponerlos.

He encontrado muchas cosas… por ejemplo:

  • Los papeles que me otorgaban prórroga de la mili. Y el último que decía que pasaba a la reserva, hasta el 31/12/2004… vamos, que creo que ya no iría a la guerra, ¿no? :D
  • Los justificantes de haber pagado la entrada de las Campus Party de los años 1998, 1999 y 2000.
  • Entradas del salón del automóvil de Sevilla de los años 1995 y 1997.
  • Dos entradas de la Expo de Sevilla de 1992.
  • Cartas y postales de amig@s de hace la tira de años, incluidas las postales de gente que llegaron a usar algún programa mío para FidoNet.
  • Dos CDs con una demo interactiva del OS/2 Warp versión 4. Qué recuerdos…
  • Un folleto de la fiesta de Santa Tecla (fiesta de los estudiantes de Ingeniería Informática) del año 1997.
  • Carnets de estudiante y de bibliotecas
  • Un manual del QEMM impreso en papel contínuo y usando uno de esos programitas que te permitían poner más de una página por hoja.
  • El Manual de instalación del software necesario para ser un punto, de Manuel Fuentes Sorribas, del año 1991, casi ná.
  • Un montón de pegatinas
  • Llaveros
  • Fotos de carnet en las que aparecía con distintas edades y pesos… :D
  • Un i486 DX2/66
  • etc…

Y es que parece mentira… ¿Cómo se puede llegar a guardar tantas cosas?. Bueno, vaya pregunta, el que haya llegado a ver lo que había metido en el piso este donde estoy ahora antes de hacer la obra, sabrá que se pueden llegar a guardar muchas cosas… :D

¿Teneis vosotros también vuestro propio cajón?.

3 pensamientos en “El cajón

  1. davidp

    Yo soy de los que vio el piso en el que estás ahora… antes de que tirárais las cajas y los recuerdos que había en el :D

    Porque… los habéis tirado, ¿verdad?

    Dime la verdad, de toda esa chasca (porque si lo piensas, casi todo lo que había en tu cajón es chasca)… ¿cuánto has tirado? ¿cuántas cosas vas a guardar porque no eres capaz de tirarlas? Al menos a mi, me pasa eso. No soy capaz de tirar nada. Me da pena.

    Yo también tengo un cajón de esos… bueno, varios cajones :-)

    Un día de estos saldremos en esos programas que ponen en la tele por la mañana, y en la que conectan en directo con la casa de un hombre que ha aparecido muerto en su casa, entre toneladas y toneladas de basura :/

  2. SKaRCHa Autor

    Sí, tiramos CASI todos los recuerdos… quedó poquísima cosa. Unas 3 o 4 cubas hicieron falta… :D

    La verdad es que de lo que he puesto arriba aún no he tirado nada. Me dá pena tirarlo, pero no sé tampoco dónde guardarlo. Quizá coja una caja y ponga ahí todas estas cosas que no sé qué hacer con ellas me da pena tirar… pero por otro lado, a ver voy a llenar una y otra, y otra… En fin, que ni idea!! :D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.