Poner los cuernos

¿Nunca os habeis preguntado de dónde viene esa expresión?, porque yo sí, y he hecho mi propia «investigación»… Esta entrada resume lo que he encontrado.

Estamos acostumbrados a usar esa expresión para definir la infidelidad a la pareja, así si un miembro de la pareja le es infiel al otro, decimos que «le ha puesto los cuernos».

Hay muchas versiones sobre el origen de esta expresión, como puede ser la siguiente:

En la antiguedad, en los paises nórdicos, los gobernadores de las comarcas y en su condición de tal- podían «seleccionar» a las mujeres con las que deseaban intimar. Cuando esto se producía, la puerta del hogar donde se encontrara el «earl» o gobernador con la mujer seleccionada, era adornada con una cornamenta de alce…en señal de su presencia. Si la mujer estaba casada, su marido mostraba felizmente a sus vecinos el adorno, pues constituía todo un orgullo que el gobernador estuviera allí. De esta costumbre nació la famosa frase: «Te pusieron los cuernos» o «eres un cornudo».

A pesar, de que dicen que los Vikingos no llevaban cuernos en el casco… De esta teoría hay muchas versiones, pero todas vienen a decir lo mismo.

En este otro comentario de esta entrada en Microsiervos tenemos otra teoría:

El origen del dicho es español y se empezó a usar a mediados del siglo XVI, y de ahí se extendió al resto de occidente. Los expertos no se ponen de acuerdo en si los cuernos originales se referían a los del carnero (cabrón, y de ahí este insulto también) o a los del buey, por ser animal castrado y que se somete con paciencia.

Para terminar, os pongo el extracto de un artículo que me parece muy interesante. Recomiendo leer el artículo completo, ya que también explica el posible origen de: «Además de cabrón, apaleado». Un extracto:

[…]
aunque en un principio se refirió a la infidelidad femenina dentro del matrimonio, y en algunos aspectos a la infidelidad consentida, como fuente de ingresos familiares. Como dice el saber popular: «los cuernos son como los dientes, duelen al salir pero sirven para comer».

Aunque hoy su significación no importa y se utiliza como cualquier otro insulto, se llamaba cabrón al marido que consentía en el adulterio de su mujer, posiblemente en comparación con el comportamiento del macho cabrío.
[…]
Este pájaro [el cuco] -que es tan cómodo que no se molesta en incubar sus huevos, sino que las hembras los depositan en otros nidos de pájaros con huevos de parecido tamaño y color para otra ave los empolle- tiene un comportamiento sexual peculiar debido al hecho de que existen bastante más machos que hembras (proporción de 1 a 10). Por ello cada hembra se aparea con varios machos. Por ello también se llamó cuclillo al marido engañado, aunque el apelativo no perduró como el de cabrón.
[…]

Bibliografía:

4 comentarios en “Poner los cuernos

  1. davidp

    La leche!

    Que es nochebuena, hombre. ¿Ya estás harto de vino? :D

    Vaya tela, las cosas que te da por mirar. Veo que sigues leyéndote el diccionario y vas todavía por la «C» :-)

  2. davidp

    Lo que me llama la atención es que en este post sobre «Poner los cuernos», aparece como enlace relacionado uno de «Luna de Miel».

    No sé qué pensar… :D

  3. pame

    hola soy de santafe saludos atodos los chicos del resto del pais si los cuernos siempre existieron nadie espera a nadie es mentira loaprendi con miex novio que melos metio con una amiga y el otro con la compañerita de trabajo por eso tedigo que estade moda los cuernos lamentablemente a las personas buenas como yo o cualquiera te enmos un defecto creer en los demas pero mi intuicion geminiana me hizo muy intuitiva por eso a los dos ledeceo lomejor mientras yo disfruto lavida sin compromiso ahora el primer gil que s emcruze se la va cobrar es asi amidgos d e los cuernos y del amuerte nadie se salva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.